INICIO

foto perfil bea

¡Ésta es la única vida de la que dispones!

 

Es muy habitual que busquemos excusas y motivos que justifiquen nuestra infelicidad. Algunas personas se remontan al pasado (mis padres fueron muy estrictos, se reían de mí en el colegio, no conseguí estudiar una carrera…) y otras la achacan a acontecimientos presentes (tengo mucha presión en el trabajo, me sobran unos kilos, no tengo el trabajo que quisiera…). Casi siempre caemos en la trampa de pensar que cuando consigamos  un objetivo determinado (dinero, delgadez, éxito profesional, etc.), la ansiada felicidad aparecerá, pero ese es un gran error. Esa no es la felicidad a la que me refiero, pues es efímera y está demasiado relacionada con lo que se espera de nosotros, basada en conseguir bienes materiales y logros superficiales, en el insaciable afán de conseguir y conseguir. La felicidad a la que yo me refiero, la verdaderamente sostenible, la entiendo como el camino por el que caminar, el “simple” sentimiento de estar vivo, de poder decidir cada día que quieres hacer con tu vida y atreverte a vivir la mayor de las aventuras que es la vida misma.

En la mayoría de nosotros conviven con total normalidad ideas irracionales, dogmas de actuación y pensamiento que son realmente dañinas para nosotros mismos, pero raramente las cuestionamos y si lo hacemos, no sabemos escapar de ellas. No sabemos porque no nos lo han enseñado, no lo hemos aprendido. Con esto no pretendo desnormalizar la existencia de emociones negativas como son el dolor, la tristeza y el temor, que son intrínsecas al hecho de estar vivos, pero es muy importante destacar que prácticamente todo el sufrimiento emocional intenso es innecesario.

Si sientes que ciertos acontecimientos te pesan, si te sientes presa del miedo, la culpa, la vergüenza…, estás sufriendo más de lo necesario. Ese dolor ni te sirve para nada a ti ni a los que te rodean. No importa lo que nos haya sucedido en el pasado o cómo hayamos actuado hasta ahora. Hoy es un buen día para cambiar. No puedes cambiar el ayer ni el mañana, solo tienes el presente. Pero si hoy te convences, si hoy realmente lo deseas, si hoy te pones a trabajar con convicción, entonces hoy tienes la capacidad de cambiarte a tí mismo. ¿Cómo?. Como todo en esta vida: aprendiendo a hacerlo.

La psicología a día de hoy cuenta con técnicas realmente eficaces para liberarte de todo lo que te provoca sufrimiento intenso o no te permite alcanzar tus proyectos de vida. Trabajamos aplicando técnicas que han demostrado una alta eficacia, sabiendo que tu tiempo es importante.

No lo dejes pasar más.

Puedes llamar o escribir y concertar una cita sin compromiso. La primera sesión es gratuita.